Placas solares: una buena decisión para la vuelta a la rutina

La vuelta a la rutina, un buen momento para instalar placas solares fotovoltaicas

El verano es sinónimo de menos dependencia eléctrica, y es que durante el periodo de vacaciones las facturas de la luz tienden a reducirse a causa de diferentes factores: hemos pasado menos días en casa, hay más horas de luz solar y no necesitamos la electricidad durante tantas horas, etc. Con todo, la llegada del mes de septiembre marca el inicio de la rutina y la vuelta a nuestra demanda eléctrica habitual.

A esta realidad hace falta sumarle la inestabilidad que se está viviendo en los últimos meses en el mercado eléctrico convencional, donde se están registrando máximos históricos en el precio de la luz de forma consecutiva. Todos estos factores provocan que muchos consumidores vivan estas subidas de precio con preocupación y que busquen alternativas que les aseguren el abastecimiento eléctrico que necesitan, pero que no les supongan un gasto tan elevado e inestable.

En este sentido, la energía solar fotovoltaica se presenta como una alternativa potente. De hecho, es un sector que está en auge en nuestro país, ya que cada vez son más las personas que deciden pasarse al autoconsumo, sea para su casa o para sus negocios. A continuación, se puede consultar la evolución del autoconsumo fotovoltaico en Cataluña durante los últimos años. Cabe destacar que en 2021 ya se han realizado casi las mismas instalaciones que en 2020, aunque aún quedan unos cuatro meses para que acabe el año. 

 

 

La parte principal de estos tipos de instalaciones son las placas solares, las cuales se encargan de captar la radiación solar y convertirla en energía eléctrica. Además, la ventaja de los paneles es que no necesitan que haga Sol para producir, sino que en días de lluvia o nube seguirán proveyendo energía porque captan cualquier tipo de radiación solar.

El funcionamiento de las placas está ligado a la exposición solar, y no necesariamente a las altas temperaturas. Así, el verano y el otoño serán los periodos del año en que las placas funcionarán a un rendimiento más alto porque es cuando más horas de Sol tenemos o cuando gozamos de temperaturas moderadamente cálidas.

En relación con el aspecto económico, el periodo de amortización de una instalación solar fotovoltaica actualmente se puede llegar a reducir hasta los 5 años aproximadamente, dependiendo de la magnitud de la instalación y de las ayudas o subvenciones a las que se opte. Además, se podrá ahorrar ya desde el primer día de funcionamiento de las placas, ya que toda la energía que provean será energía que no se tendrá que consumir de la red eléctrica convencional. Así, como consumidores no estaremos tan condicionados por los periodos punta, plano y valle de la nueva tarifa eléctrica que entró en vigor el pasado mes de junio.

 

Con el final del verano, placas solares

La energía solar fotovoltaica, además de ser una opción respetuosa con el medio ambiente, también es una alternativa estable y económica. Con la instalación, el usuario puede controlar la energía que producen sus placas y ver en qué periodos del día goza de más potencia. Cabe destacar, además, que las compañías eléctricas están obligadas a compensar económicamente al autoconsumidor por aquella energía que produce, pero que no utiliza y que acaba vertiendo a la red (lo que se llama compensación de excedentes).

Si estás pensado en pasarte al autoconsumo, el personal de SolarProfit te asesorará y resolverá todas las dudas que tengas en cuanto a funcionamiento de la instalación, ayudas y subvenciones, documentación y permisos, y todos aquellos temas relacionados con la energía solar fotovoltaica que te interesen.

VOLVER
900 25 35 45
Solicitar estudio
Solicitar estudio

Utilizamos «cookies» propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

ACEPTO